Si hablamos de bebés y niños pequeños, el plástico es uno de los materiales más utilizados, ya sea en juguetes, material de entretenimiento, contenedores de alimentos o elementos de protección. En los últimos años nos hemos acostumbrado a ver que muchos de estos productos son libres de BPA o BPA free en artículos como mamaderas, platitos de bebé, biberones, chupetes, juguetes etc, pero realmente…

¿Qué significa libre de BPA?

El BPA o Bisfenol A es un compuesto químico que se usa habitualmente para hacer materiales plásticos duros, como botellas, envases o juguetes.

El BPA es un alterador endocrino muy peligroso ya que ha quedado demostrado científicamente que incluso pequeñas cantidades de este químico han demostrado causar daños reproductivos severos. Además esta toxina también puede causar cáncer de próstata, cáncer de mama, infertilidad femenina e incluso obesidad.

¿Por qué el Bisfenol A es especialmente nocivo para bebés y niños?

Los efectos nocivos del BPA pueden afectar en mayor medida a bebés y niños por encontrarse en etapas de crecimiento y desarrollo mientras están en contacto directo con estos plásticos diariamente, al usarlos en sus juguetes o en sus contenedores de alimentos.

Desde hace ya un tiempo, tanto en productos elaborados en EEUU como en Europa, el BPA está prohibido de utilizar en productos para alimentación de bebés como mamaderas o chupetes.Resulta muy positivo y ventajoso que los plásticos que se utilizan con bebés y niños pequeños no contengan BPA, sin embargo, estos productos aún siguen conteniendo otros químicos que también son tóxicos pero que aún no se han prohibido.

Uno de los mayores problemas que ocurre con el plástico, es que cuando se calienta, existe el riesgo de que los compuestos químicos puedan traspasarse a los alimentos y a las bebidas que estos contienen y que por esta razón, pequeñas cantidades de BPA y otros tóxicos sean ingeridos por los niños.

¿Existe algún tipo de plástico que no sea nocivo?

Como es obvio, existen una gran variedad de plásticos, algunos más seguros que otros, sin embargo, lo lógico y razonable es que es cuestión de tiempo que nuevos estudios demuestren que existen otros componentes plásticos también son nocivos y por ende, en el futuro sean prohibidos. Por eso siempre que puedas elegir, es preferible usar vidrio, madera o acero. Pero claro, por mucho que queramos proteger a nuestros hijos, en cuanto a productos para bebé es muy complicado encontrar objetos de estos materiales por asuntos de seguridad para ellos y ellas.

Por ello, si hablamos de tetinas como de recipientes de plástico para guardar comida son mucho más económicos y fáciles de conseguir si son de plástico, y por ello es complicado sustituir completamente este material, así que te dejamos algunas cosas a saber si quieres usarlo de todas formas.

Diferentes tipos de plásticos

Plástico libre de BPA: Es un tipo de plástico muy conocido a nivel mundial que permite que el uso de estos materiales sea más seguro para niños y niñas por las razones que hemos expuesto anteriormente. Pero igualmente puede contener otras toxinas que todavía no se han demostrado públicamente que puedan ser perjudiciales. Aún así el plástico sin bisfenol sigue siendo una de las opciones más queridas y la opción más segura para padres y madres que quieren cuidar a sus hijos con la mayor tranquilidad posible durante su fase de crecimiento y desarrollo.

Plástico PET: (Tereftalato de polietileno) Este plástico se utiliza para la mayoría de las botellas transparentes, como agua, refrescos o aceite. Por lo general, es “seguro” de usar, pero no se recomienda ser reutilizado ni calentado ya que las toxinas pueden traspasarse a las bebidas.

Plástico HDPE: (Polietileno de alta densidad) Es un tipo de plástico rígido y resistente que se encuentra en recipientes de almacenamiento de alimentos reutilizables como fiambreras.

Plástico PVC: (Policloruro de vinilo) Se trata de un tipo de plástico que debemos intentar evitar siempre que sea posible, ya que lixivia los ftalatos, sustancia química que se ha demostrado que causa daño en el desarrollo y la reproducción.

Plástico LDPE: (Polietileno de baja densidad) Es un tipo de plástico flexible utilizado para bolsas o envoltorios por lo que por lo general no está diseñado para ser reutilizado y por ello no es reciclable.

Plástico PP: (Polipropileno) Es un plástico flexible que se encuentra en botellas blandas o recipientes reutilizables de alimentos por lo que generalmente es bastante seguro de usar.

Plástico Poliestireno: Se trata de un tipo de plástico especialmente peligroso ya que lixivia el estireno, lo que puede causar efectos en el sistema nervioso y daño hepático. Este plástico es habitualmente utilizado en recipientes rígidos para llevar y bandejas de espuma. Se recomienda no calentar para evitar que se liberen las toxinas y se puedan mezclar con alimentos o bebidas.

Plástico Policarbonato: Este tipo de plástico, también conocido como plástico nº7 se ha demostrado que un tipo de plástico que lixivia el bisfenol A (BPA), y suele ser utilizado para para algunas mamaderas y botellas reutilizables.

¿Cuáles son los materiales más seguros para bebés y niños?

Vidrio: Aunque este material no es el que usaríamos con niños pequeños de forma más habitual, el vidrio es uno de los compuestos más puros y naturales. No se descompone con el calor y se puede lavar en el lavavajillas. Pero su mayor problema frente al plástico es que puede romperse con facilidad y producir heridas y cortes.

Acero inoxidable: Los vasos, botellas y envases de acero inoxidable son ligeros, seguros y no se consideran tóxicos, además son bastante resistentes, lo que los hace ideales para niños pequeños. Su principal problema es que habitualmente estos productos contienen pequeñas cantidades de níquel, así que es recomendable evitarlo si existe alergia este compuesto.

Madera: Los productos de madera, especialmente juguetes suelen ser de los más seguros para niños y niñas. Solo puede tener dos problemas principales, uno de ellos es que la madera puede astillarse y por ello provocar heridas o cortes y por otro lado muchos productos de madera están pintados con pintura plástica o barnices que pueden contener igualmente toxinas del plástico.

Para finalizar, si decides recurrir a productos plásticos, lo más recomendable es elegir productos sin BPA y que sean seguros para la salud. Evita calentar estos plásticos en el microondas o lavarlos en el lavavajillas siempre que sea posible. Pero sobre todo asegúrate que estos productos dispongan de los sellos de calidad BPA FREE y/o FDA.

Última actualización el 2021-04-14 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados